La parafina es fácil de usar y ayuda a humectar la piel a niveles profundos. Humecta la piel porque aumenta el fluyo sanguíneo en el área tratada y como consecuencia mejora el estado del hueso. Esto hace que la humedad de las capas profundas de la piel se expanda a las capas superiores. Además de aliviar el dolor, debido a la parafina, esta humedad no puede evaporarse sino que regresa a las capas profundas ayudando así a hidratar, alimentar y rejuvenecer la piel. Para aliviar el dolor de los dedos es recomendable, por ejemplo, calentar parafina mezclada con aceite mineral a una temperatura de 48 o a 51o C, para luego mojar los dedos o tomar baños tibios o calientes. Después de un tratamiento de parafina la piel se siente súper suave. Los resultados son inmediatos, visibles y palpables. Una vez que la pruebes te convertirás en fanátic@ de este tratamiento.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted